lunes, 29 de junio de 2015

Perros Agentinos Extintos

Perro de Pelea Cordobés

El perro de pelea cordobés es una raza canina extinta, originaria de Argentina. Fue un cruce de mastín, bull terrier, bóxer, y el viejo bulldog inglés.

 Historia El viejo perro de pelea cordobés (PPC) se originó en Córdoba (Argentina) en el siglo XX. Era un animal extraordinario para el combate, de valor y resistencia tremendas para la lucha; morían peleando, no rehuían el encuentro jamás. Pero carecían de olfato y velocidad, además su ferocidad hacia sus congéneres los hacía inútiles para la caza.
perro de pelea cordobés

 La raza era tan agresiva hacia otros perros, que los machos y las hembras preferían pelear entre ellos que aparearse. Esto, sumado a la cantidad de ejemplares que morían en las peleas de perros, llevó a su extinción.

El viejo perro de pelea cordobés era capaz de cazar en pequeños grupos de machos y hembras, de lo contrario se volvían en contra de sus compañeros de caza. Pero esta raza primitiva tenía en sí dos cualidades esenciales.

Una excelente herencia ancestral: Mastín, Bull Terrier, Bulldog Inglés, Boxer; y una gran gimnasia funcional, ya que los rudos combates a los que eran sometidos de generación en generación, fueron acrecentando cada vez más su valentía original. A este perro , que era casi siempre blanco y algunos con manchas barcinas, se le fueron dando en distintas corrientes de sangre, para evitar la consanguinidad, el aporte de las distintas razas que darían como resultado el dogo argentino.


Perro Polar Argentino


 El perro polar argentino (PPA) es una raza canina extinta, desarrollada por el Ejército Argentino para equipar sus bases antárticas en funciones de transporte como perros de trineo. El PPA fue un cruce de Husky Siberiano, Alaskan Malamute, Groenlandés y Spitz Manchuriano. Se extinguió en 1994 como consecuencia de su trasladado al continente americano en cumplimiento de la normativa del Tratado Antártico de Protección del Ambiente (TAPMA). 
perro polar argentino
Foto De Tokuretsu - Trabajo propio, CC0
Origen

La necesidad de desplazarse rápidamente, a bajo costo y con seguridad, motivó a un equipo de más de treinta suboficiales enfermeros veterinarios argentinos del Ejército, comandados por Héctor Martín y Félix Daza Rodríguez, a desarrollar una raza canina capaz de arrastrar grandes cargas a través de largas distancias, fácil de criar y mantener y capaz de cumplir funciones operativas similares a las de los transportes mecánicos a orugas.

En el origen del PPA se encuentran las principales razas árticas de trabajo, y la formación de su base genética y la estabilización de su estándar insumieron a los militares 31 años de trabajo. Capacitados especialmente para la marcha o "mushing" con trineos, esos perros se deslizaban con facilidad sobre superficies nevadas o heladas indistintamente. Con la identificación de Argentina como país bicontinental comenzó en la década de 1950 la exploración y conquista de la Antártida y el consiguiente deseo de llegar al Polo Sur con la bandera celeste y blanca. El general Hernán Pujato trajo los primeros perros de trineo desde Alaska y Groenlandia comenzando así los cruzamientos.

Características y capacidades

En las especies biológicas, los individuos presentan características con cierto rango de variabilidad. Dentro del conjunto de posibilidades, algunos rasgos se ajustan mejor al ambiente y perduran, es decir, son adaptativos. Dentro de la especie, los rasgos adaptativos se seleccionan a lo largo del tiempo a través de la reproducción de los individuos. En las nuevas generaciones, los rasgos persisten, y los no adaptativos tienden a desaparecer.

Este proceso se llama reproducción diferencial y es la base del mecanismo evolutivo denominado selección natural, porque ocurre de forma espontánea a lo largo de la historia evolutiva. Respecto a las líneas generales buscadas desde un principio podemos afirmar que se trató de formar un animal corpulento y de respetable peso (60 kg el macho y 52 la hembra), el PPA estaba bien protegido contra las bajas temperaturas mediante su triple pelaje, que incluía capa de lana, pelo propiamente dicho y subpelo, además de una capa adiposa subcutánea de 2 cm de espesor.

Nuestros perros polares presentaban en su boca cuatro dientes caninos o colmillos muy afilados que les servían para desgarrar, incisivos que les permitían cortar, y molares para moler o triturar. Por esta razón podían desgarrar la carne con tanta facilidad. Estos animales carnívoros cazadores, de gran temperamento sabían ganarse las caricias de los encargados de jauría. Su capacidad tractora de trineo duplicaba la de cualquiera de las razas que le dieron origen. Un tiro de 11 PPAs podía arrastrar un trineo cargado con 1,1 t a 35 km/h (en terreno llano) y a 50 km/h en pendientes de 45º a favor, en ambos casos sin descansar durante 6 h seguidas. Su temperatura normal de trabajo era de -70 °C, y se ha documentado que se encontraban de visita y esperaron tranquilamente en el exterior de la base soviética Vostok el día en que se registró el récord mundial histórico de frío (-89,3 °C).

Los PPAs cumplían la vital función de ayudar a los soldados a evitar las grietas, trampas mortales en aquellas latitudes. Eran capaces de detectarlas por medios que no han sido desentrañados, aunque se ha sugerido que el olfato cumpliera alguna función en el fenómeno. Eran asimismo capaces de intuir o predecir las tormentas, ayudando a evitar salidas fallidas. Su sentido de la orientación era excelente, incluso durante grandes tormentas. Eran muy confiables en las operaciones de rescate, y capaces de transitar por caminos no consolidados o sobre capas de hielo delgado, incapaces de soportar el peso de los tractores oruga. Los perros polares argentinos podían sacrificarse y utilizarse como alimento para hombres o perros como recurso de supervivencia.

En 1965, estando ya consolidada la raza, el coronel Jorge Edgar Leal los seleccionó especialmente para su Expedición al Polo Sur de manera terrestre. Con la misión de sacrificio, cinchar, jorobarse y sufrir, le acompañaron formando en hileras delante de los trineos para elegir la subida al Plató Polar, una muralla de muchos metros de altura, empinada y resbaladiza, que significaba el obstáculo más difícil de sortear. Una vez alcanzada la meta los perros no siguieron con ellos hasta la meta, les esperaron allí para el regreso, habiendo cumplido su misión.

Alimentación y cuidados

Los PPAs se alimentaban una vez por día (el doble que los huskies siberianos), pero eran igualmente muy apreciados por ser su mantenimiento incomparablemente inferior al costo del gasoil de los tractores capaces de desplazar iguales cargas. No se les daba de beber, ya que ingerían nieve. El alimento suministrado a los primeros padres traídos por Pujato para comenzar la raza era el Pemmican, una tableta preparada con carne pulverizada, grasa y cereales que aportaba proteínas por la carne vacuna utilizada, calorías por la grasa y vitaminas por la variedad de bayas. La ventaja del concentrado alimenticio es que se podía almacenar por mucho tiempo y empleaba poco volumen de depósito. El origen del alimento se da cuando los aborígenes canadienses enseñan su uso a los peleteros franceses de la Hudson Bay Company que interpretaron la palabra pemmican como "lengua de búfalo seca", razón que podemos tomar para inferir que estaba hecho de esa carne en el Continente Americano. Los encargados de jauría en las Bases Antárticas mezclaban el alimento con los restos de comidas de las dotaciones, eso permitió que el Perro Polar Argentino se criará bien robusto y más alto que sus razas originarias. Hacia 1967 los perros perfectamente adaptados a las temperaturas antárticas comenzaron a rechazar el pemmican cuya fórmula había sufrido alguna alteración y ante la posibilidad del rechazo y la consiguiente baja de peso de los perros, se comenzó a utilizar un alimento convencional preparado en su versión premiun que se llevaba en bolsas de 20 kilos y se estoqueaba en los galpones antárticos hasta su utilización, tratando siempre de mezclarlo con el alimento humano sobrante de las cocinas. En cuanto a cuidados especiales a los perros en realidad no los había, los veterinarios destacados o en su defecto los médicos de las Bases se encargaban de los partos, lastimaduras, quebraduras, etc. La principal causa de muerte era por pelea, ya que la raza se mostraba muy agresiva con sus congéneres. Se daba también fallecimientos por edad avanzada de los ejemplares vinculados a neumonías, afecciones gastrointestinales, por ingerir carne de foca que solían trasmitir bacterias, o por tomar agua de las nieves contaminadas por heces de pingüinos. Ejemplares famosos[editar] El más recordado de los perros polares argentinos, un ejemplar llamado "Poncho", se destacó en la historia polar argentina por su increíble capacidad de avisar a los hombres que frente a ellos se encontraba una grieta oculta. En una oportunidad, además, guió con toda precisión a un equipo de rescate hasta los sobrevivientes de un accidente de aviación, que fueron recuperados en su totalidad. 1 También podemos citar a Simba , al perro guía del General Hernán Pujato, llamado Negro y al perro guía del General Víctor Hugo Figueroa, llamado Hipo.

El TAPMA
 El Tratado Antártico de Protección del Medio Ambiente, convenio asociado al Tratado Antártico del que la Argentina es firmante, dispuso explícitamente el retiro de todos los perros polares argentinos del continente austral por considerárselos "especie exótica". La fecha límite para la evacuación del PPA se fijó para el 1 de abril de 1994, y la Argentina decidió cumplir con esta obligación, trasladando toda su dotación de PPAs al continente americano. Controversia respecto del Tratado

Existen desacuerdos sobre la neutralidad en el punto de vista de la versión actual de este artículo o sección. En la página de discusión puedes consultar el debate al respecto. Entre los motivos que el TAPMA invocaba para expulsar a los perros de la Antártida se contaba una conclusión del Scientific Committee on Anctartic Research que daba cuenta de que los perros presuntamente "transmitían el moquillo a las focas". Se daba cuenta, además, de que los cánidos "depredaban las pingüineras" y de que "albergaban en su pelaje parásitos capaces de alterar el equilibrio ecológico de la Antártida". Sin embargo, se ha determinado que la enfermedad de Carré, distemper o moquillo canino, no se transmite a los pinnípedos ni a ninguna otra especie diferente de Canis lupus. Las focas tienen su propia versión del virus, como los gatos (Panleucopenia felina) y los monos (catarro de Fisher), pero no existe la infección cruzada interespecífica. Los registros de las bases antárticas argentinas donde se criaban y mantenían los PPAs (San Martín y Esperanza) conservan sus registros oficiales de inmunización, y ello demuestra que todos los ejemplares fueron vacunados como marca la ley, esto es, dos dosis al cachorro y un refuerzo anual para todos los adultos, incluyendo la revacunación anual para hembras gestantes que impide la infección de los ejemplares neonatos. Las expediciones temporarias (es decir, sin base permanente) provistas de perros estaban obligadas a seguir también este plan. La efectividad del mismo se demuestra en el hecho de que, durante el período operativo del PPA en la Antártida (1951-1994), no se registró ni un solo caso de moquillo en las bases argentinas ni de ninguna otra nacionalidad, concluyéndose que la enfermedad nunca estuvo presente en el continente. En sentido inverso, las únicas enfermedades evidenciadas por los perros antárticos consistían en parasitosis y dermatitis transmitidas a los cánidos por pingüinos y focas. Respecto de la depredación de focas y pingüinos, las fuentes citadas al pie afirman que, si bien puede alguna vez algún perro haber devorado a un pingüino, ello solo sería beneficioso, ya que habría ayudado a controlar la grave superpoblación que esas aves sufren en sus sitios de reproducción antárticos. El equilibrio del ecosistema antártico, en realidad, se vio perjudicado con la expulsión de los perros polares argentinos, ya que debieron ser reemplazados por tractores a combustibles fósiles, con la consiguiente carga de contaminación y residuos que esto conlleva. Como última consideración, se ha argumentado que las poblaciones humanas en el Ártico siempre han poseído perros, y jamás se ha conseguido demostrar que cánido alguno haya contagiado ni perjudicado en modo alguno a los animales salvajes de la región.

Evacuación al continente[

Argentina no denunció el TAPMA pero, como firmante, ejerció su derecho de votar en contra de la expulsión del PPA. Mas, sometida a la voluntad de la mayoría, decidió retirar sus perros en dos etapas: los 58 ejemplares existentes fueron divididos en dos grupos de 30 y 28 animales y trasladados desde la Antártida Argentina al territorio argentino de la sudamericana isla Grande de Tierra del Fuego también incluida en la provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur. El primer gobernador de esa provincia, José Arturo Estabillo, nombra al PPA Monumento Natural Provincial en 1993 y se realiza la Carrera de sleds dogs, oportunidad en que se mezcla a diferentes razas tiradoras de trineos con nuestros PPA.

Falta de inmunidad, muerte y extinción

Luego de 43 años de trabajo continuo en la Antártida y sin contacto alguno con otros perros, el PPA había perdido la inmunidad natural a las enfermedades comunes en los perros. De los 30 componentes del primer grupo trasladado a Ushuaia y a Mendoza, 28 murieron durante el primer año, haciéndose imposible el cruzamiento y reproducción de los sobrevivientes puesto que ambos eran machos. La mayoría de los componentes del segundo embarque corrieron la misma suerte, y los escasos sobrevivientes fueron dispersados y entregados a familias adoptivas muy alejadas unas de otras. Estos animales sufrieron cruzamientos con ejemplares extraños a la raza, y así la genética del Perro Polar Argentino se fue diluyendo entre la de la población canina fueguina. Hoy en día se la considera extinta, aunque se habla de un ejemplar vivo (2008) que puede llegar a demostrarse como PPA puro
Véase. http://www.marambio.aq/pdf/poncho.pdf

jueves, 18 de junio de 2015

Leishmaniasis en Argentina

Crecen los casos de leishmaniasis en Argentina
La enfermedad, provocada por parásitos que se desarrollan casi siempre en perros, provocó siete muertes en los últimos cuatro años. Puede afectar el hígado y la médula.

Imagen desde Wikipedia

Crecen los casos de leishmaniasis en Argentina La enfermedad se transmite por insectos que pican a mamíferos. Así es el aspecto de los perros contagiados.
La leishmaniasis está en aumento en Argentina, donde el tipo más grave produjo más de 70 casos y 7 muertes en los últimos 4 años, mientras especialistas advirtieron que la prevención puede lograrse mediante conductas individuales y colectivas, a raíz de la "escasa" efectividad de los insecticidas.

La leishmaniasis es una enfermedad provocada por parásitos que se desarrollan en mamíferos, en su mayoría perros, cuando son picados por un insecto volador del tipo flebótomo, conocido en el país como torito, carachai o jején.

La enfermedad llega al humano mediante la picadura del insecto que, previamente, picó a un mamífero infectado.

En Argentina la enfermedad está presente en nueve provincias del norte, advirtieron expertos de la Fundación Mundo Sano en el marco de la I Reunión de la Red de Investigación de la Leishmaniasis en Argentina, que se hizo en la ciudad de Buenos Aires, organizada por la entidad.

La leishmaniasis, que produjo casos del tipo más leve (cutáneo) en el país en la segunda década del Siglo XX, emergió en 1985 en forma de focos epidémicos tras una etapa de disminución a nivel local y regional, manifestaron los expertos.

El informe difundido por los especialistas mostró que entre 1984 y 2008 el sistema de salud registró 7.947 casos de la forma cutánea, mientras el primer enfermo de leishmaniasis visceral en territorio argentino, que es la forma más grave, se detectó en 2006.

Desde 2006 hasta la fecha más de 70 personas fueron afectadas por leishmaniasis tipo visceral en Misiones y Corrientes, de las cuales 7 fallecieron, reportaron los expertos.

Otros casos de la afección en su forma grave se produjeron en Santiago del Estero y Salta, pero los especialistas consideraron que "se han dado pocos casos, de una forma posiblemente no epidémica".

La enfermedad se previene mediante las medidas habituales para evitar picaduras de los insectos que la transmiten (vectores) y los expertos informaron que los animales infectados (huéspedes) mejoran el estado físico con tratamientos, pero continúan proporcionado parásitos a los vectores.

Los especialistas de la Fundación Mundo Sano advirtieron que "el estudio de las leishmaniasis muestra una tendencia al incremento de casos en el país".

"La lucha contra los vectores con insecticidas da resultados en el corto plazo, pero a la larga es de poca efectividad", sostuvieron en el informe.

El tratamiento de la afección, afirmaron, actúa sobre una persona que ya la contrajo, y los tratamientos alternativos "no siempre funcionan, mientras que las vacunas están aún en etapa experimental". Los expertos destacaron "la incidencia de la conducta humana, individual y colectiva en la salud de la comunidad", para "enfrentar con mayores posibilidades de éxito el desafío de enfermedades como las leishmaniasis".

El tipo visceral es el más grave y afecta órganos internos, en particular el hígado, el bazo y la médula ósea. Los enfermos suelen padecer fiebre, pérdida de peso y un aumento del tamaño del bazo y del hígado, así como una disminución del contenido sanguíneo de glóbulos rojos y plaquetas. La forma cutánea provoca úlceras en la piel que aparecen después de un tiempo donde picó el insecto y suelen tener un borde rojizo elevado y una depresión central.

Cicatrizan en forma espontánea, en un proceso que dura meses y deja cicatrices deformantes.

Las lesiones cutáneas se pueden extender a las mucosas nasal y bucal y aparece tras la curación de la forma cutánea. Provoca mutilaciones, discapacidad y complicaciones graves.

Fuente: losandes.com.ar

jueves, 11 de junio de 2015

Síntomas de las Enfermedades Caninas

En distintas etapas de su vida, y por diversas razones, un perro puede padecer múltiples trastornos y enfermedades que afecten su bienestar y que, incluso, pongan en riesgo su vida, por eso es importante que todo amo esté informado y sepa advertir de inmediato cualquier anomalía.

Si bien resulta complicado enumerar los síntomas característicos de cada dolencia canina y en todos los casos debe ser un veterinario el encargado de realizar los diagnósticos y recomendar el tratamiento correspondiente, en esta ocasión describiremos algunos cuadros anormales para que ustedes puedan reaccionar con tranquilidad y actuar como corresponde si los observan en sus mascotas.

Claro que no es cuestión de alarmarse ante el primer estornudo o vómito, pero es preferible mantenerse siempre en alerta y supervisar a diario su estado corporal así como su conducta. Además, al criar a un animal conviene recordar que uno no puede librar a su compañero de las enfermedades, pero sí puede ayudarlo a crecer sano y fuerte a través de una dieta equilibrada, cuidados cotidianos y controles médicos.

En un cachorro, por ejemplo, no es extraño notar episodios de descompostura o alguna tos. Al respecto, hay que decir que no hay por qué sobresaltarse ante casos esporádicos, pero sí hay que consultar con un profesional si estos signos se repiten o están acompañados por un decaimiento general, falta de apetito, quejidos y/o apatía, entre otras anomalías.

Asimismo, siempre que se sospeche un desorden en la salud del amado canino, cualquiera sea la edad y el sexo de éste, hay que prestar atención a su pelaje, ya que suele perder brillo y debilitarse hasta caerse en grandes cantidades.

La fiebre, la inflamación de alguna parte de su cuerpo, la cojera sostenida en el tiempo, la mucosidad, el exceso de sed, las hemorragias y la pérdida abrupta de peso son, además de los mencionados líneas arriba, síntomas que no se pueden ignorar cuando se convive con un perro ya que pueden ser manifestaciones de problemas graves que, controlados a tiempo, pueden ser revertidos incluso sin dejar secuelas en el ejemplar afectado.

Shih Tzu - Un perro para toda la familia

La Guia del Shih Tzu

Perritos del tzu Bichon-shih, también llamados zuchons o Chons shih, proporcionan a sus dueños con mucha diversión y aún más acurrucarse. Criado de dos razas de la populares bichon frisé y shih tzu-estos cachorros les encanta complacer a sus dueños y tienen un buen tiempo. Con el fin de mantener a su cachorro bichon-shih tzu sano y bien cuidado, usted tendrá que empezar un par de cosas tan pronto como se obtenga su nueva adición.
Otras personas están leyendo

Preparación y estética

    Una cosa que todos zuchons requieren es la preparación regular. Por lo general en lugar peludo, estos cachorros deben afeitarse o al menos recortar una vez cada pocos meses, o antes si es necesario. Si se deja sin aplanar, el pelo puede irritar los ojos del cachorro y esteras incómodas puede formar en todo el cuerpo. Por lo tanto, es importante para ayudar a su cachorro se acostumbre al proceso tan pronto como sea posible. Cepille su cachorro chon shih con un impermeable o pin cepillo una vez al día para conseguirlo utiliza para la sensación. Dar trata mientras se cepilla para que tenga una asociación positiva con la acción. Toque el rostro de su cachorro zuchon y frote sus orejas y patas con regularidad para obtener lo que solía tener esas áreas sensibles manipulados. A partir de este momento el mantenimiento ayudará a su cachorro de bichon-shih tzu se familiaricen con este tipo de limpieza que tendrá que hacer por el resto de su vida. Usted puede incluso llevar a cabo de cortar el pelo contra el cuerpo del cachorro para que se sienta cómodo con el ruido y la sensación de los Clippers proporcionan.
    Lleve a su cachorro zuchon a un peluquero cuando está en torno a ocho semanas más o menos. El abusador puede bañar al cachorro y recortar la cara y áreas sanitarias. Cuanto antes su cachorro se familiarice con este proceso, mejor.

Mantener su cachorro sano

    Tzu perros Bichon-shih son propensos a problemas de los dientes si no es atendido. Shih tzu y los dientes bichon son tanto pequeñas; por lo tanto, no se necesita mucho tiempo para que la superficie de un diente a ser cubierto en el sarro y la placa. Las bacterias en el diente pueden entrar en el torrente sanguíneo a través de la línea de las encías, que puede causar problemas graves. Para evitar esto, cepillar los dientes de su chon shih tan a menudo como sea posible. Use un cepillo de dedo en su cachorro con pasta de dientes que se hace sólo para perros. Frote sus dientes con el cepillo de dedo y darle un tratamiento después. Una vez que el cachorro es mayor, utilice un cepillo de dientes de perro en ella. Si es posible, cepille los dientes de su Zuchon una vez al día.
    Dientes cepillado correcto puede ayudar a su evite chon shih recibir limpiezas dentales que deben ser realizados por un veterinario mientras el perro está bajo anestesia. Perros Shih tzu son braquicéfalos, lo que significa que tienen caras cortas, empujados-in. Es posible que su zuchon heredó esto desde el lado shih tzu. Esta condición puede conducir a problemas respiratorios graves que hacen que ir bajo anestesia más arriesgado.
    Iniciar la alimentación de su comida saludable cachorro ahora para evitar un adulto con sobrepeso. Cuanto más peso a un perro braquicefálico tiene que llevar, más difícil se encuentra en su sistema respiratorio.



Read more : https://translate.googleusercontent.com/translate_c?act=url&depth=1&hl=es&ie=UTF8&prev=_t&rurl=translate.google.com.ar&sl=en&tl=es&u=http://www.ehow.com/way_6180368_bichon_shih-tzu-puppy-guide.html&usg=ALkJrhjTN4OJqLML05HTG3EWTNkCgedyMA

jueves, 4 de junio de 2015

¿ Tu peluquero te atiende así ?

En Japón y en Taiwán, la última tendencia en moda para los perros es de peluquearlos en forma de cubos.

Peluquero Canino

Esta nueva tendencia ha surgido en Japón y Taiwán, mostrando los perros con sus cortes en forma de cubos perfectos. Estos caninos cúbicos parecen estar participando en algún tipo de competencia. Y creemos que deberían ganar.






Peluquean a los perros para hacer la cabeza cuadrada o circular como parte de extraña nueva tendencia en Taiwán






En un método que recuerda el corte de los arbustos de Edward Scissorhands, peluqueros caninos en la capital taiwanesa de Taipei están dando a los clientes perrunos particulares cortes y maquillajes extravagantes.





Peluquero Canino


Fuente de las Fotos: http://imgur.com/

Fuente de video: http://www.lafm.com.co/ y http://www.youtube.com

martes, 2 de junio de 2015

2 de Junio el Día Nacional del Perro

Chonino fue un perro argentino de raza Ovejero Alemán de pelo largo que perteneció a la Policía Federal Argentina, recordado por ser el único que murió en acción en toda la historia de la Fuerza, y que por su valentía y sacrificio se conmemora el "Día Nacional del Perro" el día de fallecimiento.

En Argentina, el día 2 de junio es el día del perro, este hecho viene motivado por el comportamiento de un pastor alemán que emprendió el camino de la muerte en compañía de su guía.

Chonino era un ovejero alemán nacido el 4 de abril de 1975. El 15 de diciembre de 1977 ingresó a la Policía Federal Argentina luego de aprobar las pruebas de aptitudes físicas y psíquicas requeridas para ser un perro de Policía.

Fue adiestrado como perro de seguridad y clasificado como perro de presa. Esto significa que sólo podía entrar en acción cuando había peligro de vida tanto para sus conductores como para terceros inocentes.

Su primer servicio lo cumplió en el estadio de River Plate, en el partido inaugural del Mundial de Fútbol de 1978, realizado en nuestro país.

Día del Perro

 2 de Junio el Día Nacional del Perro


El 2 de Junio de 1983 Chonino fue asignado para un patrullaje de la Comisaría 45°, en Capital Federal, a los Suboficiales Luis Sibert y Jorge Iani. Ese día los policías identificaron a dos sospechosos y al exigirles ver su documentación se produjo un terrible tiroteo.

Uno de los policías, el amo de Chonino, fue herido. Fue entonces cuando, en defensa de su guía, el perro se abalanzó contra uno de los delincuentes. Al hacerlo, el otro bandido disparó contra él hiriéndolo de muerte.

Chonino en su boca llevaba un trozo de bolsillo que contenía los documentos de los asaltantes. Gracias a este acto, los ladrones pudieron ser identificados. Cinco días más tarde, el personal de la Policía Bonaerense detuvo a los agresores.

Día del Perro

 2 de Junio el Día Nacional del Perro

Actualmente los restos de Chonino descansan en el Círculo de la Policía Federal Argentina. Para recordarlo, en el interior del Predio de Policía Montada, existe una estatua de bronce y en su honor la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires le dio su nombre a un pasaje del barrio de Palermo.

Desde 1991 la calle que une la Avenida Casares con la calle Salguero, en la Capital Federal, se denomina Pasaje Chonino.

A partir de 1996, por pedido de la periodista y escritora Cora Cané y con el apoyo de sus lectores, se celebra todos los 2 de Junio el Día Nacional del Perro.

El 2 de junio de 1998, luego del ingreso de la Fanfarria, el comisario Jorge Depresbitero, jefe de la División Perros, anunció la inauguración de la Pista de Adiestramiento de Canes, llamada desde entonces, “Chonino”.

La Policía Federal, a través de la División Perros, rinde cada año su homenaje a este perro ejemplar.

El Día Nacional del Perro se celebra en su homenaje por iniciativa de la escritora Cora Cané.

Día del Perro

 2 de Junio el Día Nacional del Perro

Fuentes: Diario Crónica y Wikipedia.

Dia del Perro

Perros de Razas Pequeñas. Perros Miniatura.

Conéctese con nosotros para recibir información sobre los ejemplares que tenemos para ofrecerle.

☎ +54 11 3732 9172 / ☎ +54 11 6991 5721
     
Entregamos su cachorro en cualquier parte del país y del mundo.

Mas

Criamos a nuestras mascotas como hemos criado a nuestros hijos. O mejor.

☎ +54 11 3732 9172 / ☎ +54 11 6991 5721
     
Entregamos tu cachorro en cualquier parte del país. Hacemos envíos internacionales.


Entregamos cachorros con al menos de 90 a 120 días para que esté definido el tamaño y ya libres de cualquier patología infantil de los primeros meses de vida, como también enfermedades congénitas observables hasta esa edad.

Cachorros criados con familia humana, con niños, por lo que se adaptan a cualquier ambiente humano. Incluso para que sea más seguro su movimiento y mudanza. Asimismo tienen al día todo el tratamiento vacunatorio, ya sean dos o tres vacunas según su edad, antiparasitario y contra las infecciones por coccidios.

El tratamiento sanitario se extiende hacia atrás hacia sus progenitores como también a todo su entorno.

Total garantía sanitaria certificada por médico veterinario en el día de la entrega o embarque.

Somos de Buenos Aires y enviamos a todo el mundo. Gestionamos el envío internacional.

Aceptamos pagos por transferencia bancaria nacional e internacional, con Paypal, por giro postal del correo o Western Union, como también todas las tarjetas de crédito internacionales.